martes, 27 de junio de 2017

Día 6 - Chiang Mai

¡Buenos días!
     En nuestro sexto día por este país nos levantamos temprano para desayunar y dirigirnos al aeropuerto para coger el avión hacia nuestro siguiente destino: Chiang Mai.
    El vuelo lo cogimos con la Compañía de Air Asia, para ir y volver desde Bangkok a Chiang Mai. El precio del vuelo fue de 798 bath por persona (20 euros por persona aproximadamente).
   Para ahorrarnos dinero nos habían aconsejado coger un taxi en la calle y no solicitarlo previamente pues los precios se encarecen muchísimo. Así lo hicimos y tuvimos suerte, el primer taxi que paramos a la salida del hotel nos dio una respuesta afirmativa tanto para llevarnos al aeropuerto como para ponernos el famoso taxímetro.
    Una vez dentro del taxi, nos dirigimos al aeropuerto de Don Muang, el cual es utilizado para los vuelos internos del país. Durante el trayecto hay que pagar dos peajes, un primero de 50 baths y, un segundo de 60 baths. Cuando llegamos al aeropuerto el taxímetro marcaba 250 baths aproximadamente (6,5 euros). Por curiosidad, el día anterior nos pusimos en contacto para contratar un taxi y saber qué precio rondaba dejarlo cerrado por anticipado y que vinieran a recogernos al hotel. El taxista con el que hablamos por WhatsApp quería cobrarnos 750 baths. ¡Nos ahorramos en este trayecto la mitad!
                       
   Cuando aterrizamos en Chiang Mai nuestra idea era coger un autobús pero no lo encontramos por ningún lado, lo único que había eran un montón de taxis con tarifa fija de 160 baths, el cual nos llevaba hasta nuestro hotel.
  El hotel durante nuestra estancia en esta maravillosa ciudad del norte de Tailandia fue el Chedi Home. Para nosotros fue una grata sorpresa descubrir nuestro hotel, por múltiples razones, entre ellas que estaba muy cerca del centro (Chiang Mai es una ciudad relativamente pequeña en la que nos desplazábamos de un lugar a otro andando la mayor parte del tiempo). No sabría definir exactamente nuestro hotel pero era superacogedor con una pequeña piscina y un encanto especial. Además, el día de nuestra llegada nos recibieron con un zumo de fruta espectacular; y los desayunos eran una maravilla y un disfrute para el paladar (macedonia de frutas, cafés helados o zumos multifrutas).
                      

                              


     En nuestro primer día en la ciudad decidimos dar un paseo y empezar a conocer la ciudad. Fuimos a una agencia de tour, pues igual que recomendábamos realizar las excursiones en Bangkok por vuestra cuenta, en Chiang Mai, lo mejor es contratar con agencias de tour. Nosotros contratamos con Allysa, que era la más aconsejada en el grupo de WhatsApp que teníamos algunos españoles que viajábamos en esa fecha a Tailandia. Después de hacer las excursiones y ver los precios que pagaban los demás también la aconsejamos. Siempre que se contratan las excursiones hay que preguntar si está todo incluido, porque a veces no queda claro y hay muchas discusiones y discrepancias por ello, en especial la excursión en la que se va a ver a la tribu Karen (mujeres con los aros en el cuello).


     El norte del país nos encantó, cada excursión fue una experiencia inolvidable que caló muy dentro de nosotros y nunca olvidaremos, fue la parte del viaje que más nos gustó.

¡Feliz día!

jueves, 2 de febrero de 2017

Día 5. Bangkok

¡Buenos días!

     En nuestro quinto día y con las pilas recargadas nos disponemos a visitar lo que se nos quedó pendiente, nuestra excursión a Kachannabury.

     Nos levantamos temprano, desayunamos como cada mañana y nos fuimos a la calle Silom Road, para tomar el autobús nº 77. Nos habían recomendado coger este transporte para ir hasta la estación de "Mo Chit". Esperamos varios minutos hasta que llegó el nuestro. Era un autobús bastante viejo, de color rojo, y para nuestra sorpresa, gratuito. El trayecto fue una aventura, pues solo íbamos nosotros como "guiris", los demás eran thais. El "cacharro" era muy ruidoso, y en su interior hacía mucha calor (no tenía aire acondicionado, solo las ventanas abiertas).



     Durante el camino intercambiamos una conversación con una señora muy simpática. Después de unos minutos llegamos a la estación de autobuses de Mo Chit sobre las 8,30 de la mañana, aunque tenía más pinta de descampado que de estación. Nos bajamos del autobús y preguntamos a una señora que tenía como un puesto (una mesa y una silla con un cartel que decía Kannchanabury) y nos dice la señora que la siguiente Vans salía a las 9.00h así que pagamos 150baths cada uno, y tras 5 minutos, vivimos una situación surrealista. La señora a la que habíamos pagado desaparece por un momento, y vuelve a aparecer con una moto. Nos mira con su cara sonriente y nos invita a subir a los dos con ella. ¡¡LOS TRES!! en su moto nos dirigíamos hacia hacia donde salía la Van. Por mucho que os cuente, es imposible describir por aquí lo que vivimos y qué pena que no tengamos fotos de todo aquello pero es que una cosa nos iba llevando a otra sin que pudiéramos pararnos ni a pensar.
Tras varias negativas de Emilio a subirnos a la moto, la mujer nos insistía y nos insistía, o subíamos a la moto o nos quedábamos allí en medio así que la situación nos llevó a vivir la experiencia, Subidos en una moto con una señora desconocida, llevándonos a no sé dónde, transcurríamos por callejuelas anegadas de agua, estrechas y con muchas personas sentadas en la puertas de sus "casas", típicas calles del sudeste asiático. 
Llegamos a nuestro destino, unas "chabolas" perdidas por detrás de la estación, la señora para la moto, nos bajamos, y se dirige hacia un hombre que estaba durmiendo entres dos sillas, que era el conductor de la Van. Intercambiaron algunas palabras, y dirigiéndose a nosotros nos dice que no sale hasta las 11.00h por lo que tras pensarlo bien decidimos no hacer la excursión e irnos andando (por las calles donde minutos antes habíamos pasado en moto) hasta la estación de autobuses y coger el bus de vuelta hacia Victory Monument. 
Aprovechamos para preguntar en la estación e intentar por todos los medios hacer nuestra excursión pero todos nos remitían al mismo sitio de donde veníamos, así que cogimos otra vez el autobús nº77 para volvernos a Victory Monument, desde donde intentamos tomar la excursión, pero ya se nos hacía muy tarde y tuvimos que tomar la decisión de no hacer la excursión. Decisión muy difícil y que nos supuso arrepentirnos de no haber contratado la excursión en nuestro hotel o en alguna agencia, los demás días nos salió bien hacerlo por nuestra cuenta pero tras la experiencia vivida os aconsejamos que esta excursión la contratéis por anticipado. Fue un chasco y durante unos minutos estuvimos KO sin querer creer que perdiéramos una de las excursiones que más ilusión nos hacía. Me "consuelo" con que más adelante nos encontramos con unos españoles que nos dijeron que apenas llevaba agua las cascadas de Erawan y no era tan bonito, por buscar consuelo.....

     Una vez recuperados del "fracaso", cogimos el skytrain en la parada de Victory Monument, y nos apeamos en la parada de Sala Daeng, nos metimos en un Starbuck´s y nos tomamos un café cada uno. El café nos supo a gloria, y nos levantó bastante el ánimo. Además, de planear el día, nos estuvimos riendo un rato con el nombre que había escrito la chica que nos atendió, cuando le dijimos el nombre que tenía que poner en los vasos, Emilio decidió dar su nombre, pero la chica puso en el vaso de todo menos Emilio. 😂😂😂



     Salimos de la cafetería y fuimos hacia la parada del metro de Silom, que se encontraba a dos minutos andando, y nos bajamos en Hua Lamphong, cerca de la estación de tren de Bangkok. Tras salir del subterráneo, nos montamos en un tuk-tuk que por 150baths nos llevó hasta el Golden Mountain (os recomendamos montaros en este transporte, es una experiencia muy chula) 



     El Golden Mountain es una construcción maravillosa. Un templo pequeño, pero realmente encantador, se respira paz y tranquilidad en cada rincón. Pagamos 20 baths por persona y comenzamos a subir los 318 escalones que tiene hasta su punto más alto. El ascenso hasta su templo, es muy bonito, pues se entremezclan la vegetación silva de Tailandia con campanas y gongs típicos de Asia. Nos paramos en varias ocasiones y disfrutamos tocando estos instrumentos musicales que te transportaban a otro lugar. En el interior, se encuentra un buda dorado, el cual invita a rezarle u observarlo durante minutos, pues la tranquilidad, silencio y olores de su interior, te hace entrar en una sensación de bienestar y relax, que te sumerge en la cultura budista del país.






















     Tras pasar un rato de tranquilidad en el lugar, salimos hacia el barrio famoso de "China Town", y nos sumergimos en su ambiente, su caos y su movilidad continua. Había multitud de tiendas de naturaleza variopintas. La sensación era de no dejar de mirar a un lado y a otro, de absorber todo lo que nos encontrábamos ante nuestros ojos porque era un choque grande con respecto a lo que estamos acostumbrado a ver en España.





























     La visita en esta peculiar zona de Bangkok tengo que decir que me encantó. Durante el trayecto descubrí una tienda de cosmético en la que disfruté como una enana y, en la que adquirí unos cuantos de "caprichitos". Además, de que era una tienda muy bonita, aprovechamos la estancia para refrescarnos un poco en su interior, pues tenía aire acondicionado, y nuestros cuerpos necesitaban también un respiro.

     Tras salir con mis cosméticos nuevos, continuamos caminando en dirección a la estación de tren, y por el camino pasamos por varias zonas interesantes, entre ellas un puente con un encanto especial.



     Posteriormente, hicimos el camino del vuelta en el metro desde la parada Hua Lamphong hacia la de Silom. Necesitábamos descansar, sentarnos, estirar las piernas y comer algo. Después de una hora aproximadamente, habíamos repuesto las suficientes fuerzas, para ir a nuestro último destino, "Lumphini Park".






     Es uno de los pulmones verdes que tiene la ciudad de Bangkok, y donde la gente local va a disfrutar del deporte, principalmente. Vimos a muchos tailandeses haciendo runningyoga, y una especie de arte marcial (con movimientos lentos y sostenidos). A nosotros nos sorprendió ver a unos reptiles bastante grandes, parecido a los dragones de Komodo, los varanos.




     Cuando terminamos de recorrer el parque y pasear un poco, decidimos que era hora de volver al hotel. Mañana dejábamos Bangkok para ir a conocer una nueva ciudad, Chiang Mai y todos sus alrededores. En el camino de vuelta nos encontramos un "altar" con ofredas en la calle, y nos resultó bastante curioso. Aunque es típico ver algo de comida con un incienso en las puertas de las casas y los comercios, éste era especialmente grande.


domingo, 11 de diciembre de 2016

Turrón chocolate blanco

¡Buenos días! 




      Hoy comparto con todos vosotros una receta muy fácil y rápida para estas fiestas.

INGREDIENTES:

- 200 GR. CHOCOLATE BLANCO

- 200 GR. LECHE CONDENSADA
- 10 GALLETAS OREO

PREPARACIÓN SIN THERMOMIX:

1.- Echar el chocolate y la leche condensada en un bol y meter en el microondas 2 minutos, si no está derretido el chocolate hay que darle un minuto más.
2.-Trocear las 10 galletas y añadir al bol, mezclar todo bien y echar en el molde. 
3.-Meterlo en el frigorífico durante 3 o 4 horas.  

     Podéis echarlo en el molde de silicona o en un molde con papel de horno para poder desmoldar bien. 

PREPARACIÓN THERMOMIX:


1.- Echar la leche condensada y el chocolate blanco en el vaso; 4 minutos, 50º, velocidad 1.
2- Añadir las galletas troceadas.
3- Echar en un molde y meter en el frigorífico durante 3 o 4 horas.


¡Feliz semana!

lunes, 21 de noviembre de 2016

Wishlist Black Friday

¡Buenos días!

   ¿Cómo nos hemos levantado hoy? Yo con ganas de comprar y de ser una mala influencia para vosotras.
     Supongo que a estas alturas todos sabemos lo que es el Black Friday pero por si acaso, os resumo; se conoce como "viernes negro" al último viernes del mes de noviembre, este año tendrá lugar el día 25 de noviembre y es el día en que se inagura la temporada de compras navideñas, este viernes las tiendas hacen rebajas significativas. Todo esto comenzó en Estados Unidos y gracias a las nuevas tecnologías poco a poco se ha ido implantando en nuestro país. Así que aprovechando que los últimos años he podido realizar compras con unos descuentos importantes he ido haciendo mi Wishlist de cositas que tengo ganas de tener y otras para regalos de Navidad, amigos invisibles, algún que otro cumple...


¡Vamos a ello!


http://www.asos.com/es/london-rebel/botines-peep-toe-con-tacon-de-london-rebel/prd/6368339?CTARef=Saved%20Items%20Image
Asos 46,99€

Asos 48,99€

Zalando 34,45€

Stradivarius 25,95€


Zalando 69,95€


Asos 39,99€

Asos 25,99€

Asos 5,99€

 Mr.Wonderful 16,50€

Zara 59,95€
Stradivarius 35,95€
Stradivarius 25,95€
Stradivarius 22,95€
Stradivarius 25,95€
Stradivarius 12,95€

Asos 46,99€


     Para terminar os dejo un enlace que indica algunas tiendas que harán descuentos: 

¡Feliz semana!

miércoles, 12 de octubre de 2016

Día 4. Bangkok

¡Buenos días!

     Mucha gente me decía que debería estar acostumbrada a las altas temperaturas y yo siempre respondía que a lo que no estaba acostumbrada era a las altas humadades ¡Qué calor hacía en Bangkok!

     En nuestro cuarto día, mi cuerpo estaba raro, hacía mucho calor y era el día que habíamos escogido para ir a Kanchannabury y a las cataratas de Erewan pero vimos que podía llover por esa zona y decidimos dejarlo para el último día, por lo que hoy sería el día de los templos de la ciudad.

     Cogimos el metro en Chong Nonsi, como casi todos los días, hasta la estación de Saphan Taksin y desde allí salía una especie de "bus flotante", que nos llevaría por un agradable paseo por el río Chao Praya hasta la parada de Tha Thian por 8 baths.

 Desde la parada del bus boat hasta el Wat Pho solo hay unos metros. En él nos encontramos el espectacular y gigantesco Buda reclinado de 45 metros (abierto todos los días de 8.30 – 18,30h100 bath). La zona es muy impactante por su belleza, con unos jardines muy bonitos, sin embargo pasamos mucha calor, y no pudimos disfrutarlo más a fondo. Lo mejor, que con la entrada al recinto nos dieron una botella de agua muy fresquita.😉




   Una vez que terminamos nuestra ruta, nos dirigimos al Gran Palace y el Templo Phra Kaew (abierto todos los días de 8:30 a 15:30 por unos 500 baths) tenéis que tener cuidado porque hay un afán generalizado por engañarte y decirte que está cerrado por el cumpleaños de la Reina (que fue por estas fechas), especialmente a nosotros nos dijeron que había una ceremonia religiosa, pero como íbamos prevenidos no hicimos caso y seguimos nuestro camino hacia el Gran Palacio.
 

 Antes de llegar a la puerta de entrada, rodeamos todo el reciento, y durante el trayecto empezó a llover, una lluvia ligera que nos supo a gloria porque amainó el bochorno que estábamos pasando.



      Accedimos al recinto entre medidas de seguridad y una multitud de personas, que como nosotros, disfrutában de Tailandia. 




    Después de una hora aproximadamente andando, descansando y apreciando la arquitectura tailandesa; salimos de aquí, con la intención de ir a comer, reponer fuerzas y dirigirnos a la última parada del día antes de volver al hotel, el Golden Mountain (Monte Dorado), pero mi cuerpo estaba KO.
       Fuimos al McDonald´s del barrio antiguo de Bangkok, comimos e intenté reponer fuerzas, pero mi cuerpo seguía sin mejorar, así que decidimos terminar de comer y volver al hotel. Tomamos un taxi (con taximeter) en la misma puerta de la hamburguesería, y por 15 baths los dos, nos dejó en la misma estación del bus boat. Esperamos unos 5 minutos, e hicimos el camino de vuelta al hotel.




     El Wat Arun (Templo del Amanecer) estaba de obras, y decidimos no ir, pues unos conocidos españoles, nos habían dicho que no merecía la pena al no dejarlos entrar en prácticamente ningún sitio del recinto. Una verdadera lástima, aunque pudimos verlo en el viaje de vuelta por el río Chao Praya.



Podéis ver el look del día aquí